Crítica / Caudillo
Contra la cruzada de la muerte, el ejército de la vida

(…) Caudillo de Patino, constituye, a mi juicio, la verdadera mirada lúcida de este realizador; el inteligente análisis de la personalidad autoritaria, que para no caer en la paranoia de sus propios fantasmas, es capaz de desdoblarse esquizofrénicamente, transfiriéndole a medio pueblo la responsabilidad de brazo ejecutor del otro medio, como si fueran mandatos “necesarios”, caídos del cielo, del que él, mero sagrario de la ley, sólo era testigo paciente. ¡Hay personajes en la Historia que sólo en fotografiarlos radica su esperpento! A los que piden mayor compromiso, más revancha, más inquina, más partido, habría que decirles que contra la Cruzada de la muerte sólo hay el ejercicio de la vida; que no, que no podemos caer, como dice el mismo Patino, en la “fe púnica”; que al enemigo “que sabe”, sólo se le puede ganar con el amigo “que siente”, y lo demás sería caer en el lenguaje de las armas.